14/12/2017

Los clientes de las empresas "boutique" buscan experiencias más auténticas y sostenibles

Compartir |


Las empresas “boutiques” nacen como respuesta a una parte de la sociedad que busca exclusividad y un servicio personalizado, aunque suponga pagar un precio mayor. Un modelo de negocio que ha tenido especial aceptación en sectores como el inmobiliario, el hotelero y la moda.

Un mercado segmentado y diverso ha propulsado la explosión del concepto “boutique” en España, según ha explicado en una entrevista a Efe el socio fundador de MTB Gestión Inmobiliaria, Miguel Teus Balta.
 
Dentro del sector inmobiliario también ha influido la globalización, ya que “compradores y vendedores muchas veces se encuentren a miles de kilómetros de distancia”, ha destacado Teus.
 
Para resolver este problema, las empresas inmobiliarias ofrecen a sus clientes un asistente personal, que se encarga de buscar una propiedad que reúna las necesidades exigidas por el comprador.
 
Además, asesora y acompaña al cliente en todas las gestiones necesarias hasta que se firma la escritura para adquirir el inmueble.
 
Miguel Teus ha señalado que las operaciones de compraventa suelen arrancar en 500.000 euros, por lo que sus clientes tienen un perfil económico medio y alto.
 
Sin embargo, ha apuntado que, aunque el concepto de boutique inmobiliaria va ligado a un alto poder adquisitivo, “en un ciclo de expansión económica, habrá más interesados en utilizar este tipo de servicio”.
 
MTB Gestión Inmobiliaria ha vivido en su piel el auge de las empresas “boutiques” con un incremento de un 20% en su facturación en los últimos dos años.
 
Loshoteles de servicio personalizado se caracterizan por tener un número reducido de habitaciones y alejarse del servicio estandarizado de los complejos turísticos tradicionales para ofrecer intimidad y exclusividad.
 
El presidente y consejero delegado de Único Hotels, Pau Guardans i Cambó, ha valorado el modelo hotelero “boutique” como un “conjunto de propuestas que buscan hacer las estancias mas auténticas” que los clientes se sientan como un vecino de la zona, más que como un visitante.
 
El negocio se apoya en “una nueva generación de ciudadanos más formados y con mas información, que buscan experiencias distintas y más reales y sostenibles”, ha indicado.
 
Guardans i Cambó ha descartado la idea de que los clientes “boutique” dispongan de un mayor nivel de renta, si no que “buscan experiencias más auténticas y sostenibles”.
 
En concreto, los viajeros “tienen bastante formación digital, están comprometidos con la sostenibilidad y dan por sentadas ciertas cualidades propias de loshoteles de lujo y buscan un servicio que vaya un poco mas allá”, ha explicado.
 
Único Hotels pretende “reinterpretar el lujo” y ofrecer un servicio único a cada cliente con aromas propios en loshoteles, selección musical y diferentes propuestas de coctelería, entre otros elementos, según Guardans i Cambó.
 
El fundador de la firma de moda española Tom Black, Juan Terrer, ha señalado que pone un especial énfasis en la experiencia de cliente y en la calidad del producto.
 
La empresa no vende a pie de calle, sino en espacios situados en una primera o en una segunda planta, por lo que la firma puede atender a sus clientes “de forma privada” y “de una manera cercana”.
 
“No volcamos cien por cien en cada cliente para conocerle, y hacemos una prenda única”, ha asegurado.
 
En el sector gastronómico personalizado también está al alza, ya que cada vez más clientes prefieren las chocolaterías boutique, pastelerías, heladerías, boutiques de vinos o hasta carnicerías gourmet a las grandes tiendas que forman parte de una cadena.
 
Fuente EFE