FFESTIVALES | 03/11/2017

El partido de Villarino será sede de la Fiesta Nacional del Ajo

Compartir |


La ciudad de Médanos, partido de Villarino, será desde este viernes  hasta el domingo sede de la 51ª Fiesta Nacional del Ajo, celebración en la que habrá diferentes espectáculos musicales y el  tradicional concurso de cortadores de este saborizante natural de platos.

Durante el desarrollo de la fiesta habrá dos escenarios: uno, alternativo y otro principal. En ambos se presentarán  artistas de diferentes géneros musicales. El cierre de la jornada de hoy estará a cargo de Palito Ortega a las 21.50
 
En tanto, mañana sábado la apertura del escenario central  será a las 20 con el cuerpo baile de la Sociedad Italiana, luego continuará con el Grupo folclórico Nacer y  a las 21,  tocará Memphis. A las 22 se realizará el desfile de las  postulantes a embajadoras y a las 23 cantará Karina, la princesita.
 
El domingo se iniciará a las 10.30 con el acto y el desfile frente al Palacio Municipal. Posteriormente, de 15 a 18 en el escenario alternativo habrá diferentes propuestas artísticas mientras que las actividades en el  tablado principal comenzarán a las 20; a las 21 se hará la elección de la embajadora y a las 22, cerrará Miranda.
 
En la carpa del INTA, se llevará adelante la demostración de los cortadores de ajo que lo hacen a “una velocidad extraordinaria”, aseguró el productor Pablo Schwam, quien explicó que la práctica se realiza con una tijera de doble hoja con la que se destalla y descabeza el ajo para armar la riestra.
 
Esta región de la provincia de Buenos Aires produce ajos colorados que tienen más sabor, son más picantes y más pequeños que los chinos explicó Schwam, quién está al frente de Primicia productos y también detalló que esta planta se cosecha en diciembre y se comercializa de febrero hasta octubre.
 
Este condimento natural, muy utilizado en platos de la cocina mediterránea, puede comerse de distintas maneras por ejemplo en el aleolí, mayonesa casera con ajo; otra opción es envolverlo en papel aluminio y cocinarlo al horno, queda tierno y con una suerte de melaza de sabor dulce.
 
Schwam  informó que los efectos de este saborizante se sienten en el aliento y en el cuerpo cuando se lo “lastima”, es decir, se lo corta, por eso sugirió  utilizar un vaso con agua caliente, sumergirlo durante una hora y luego sacarle la cáscara.