Aliment.AR | 18/10/2017

La Scala espera lucirse en Aliment.AR con sus frutas al licor

Compartir |


La historia de Isabella y Stefano encierra el espíritu emprendedor de las PyMes alimentarias argentinas con capacidad de ganarse un lugar en el mundo a partir de la creatividad y la originalidad de los productos de la tierra.

“Somos una empresa pequeña, con mucho empuje y decisión. Queremos entrar a nuevos mercados con nuestros licores. Estamos habilitados para importar y exportar, pero cada país tiene sus reglas e ingresar es bastante complicado. Por eso, cuando nos enteramos de Aliment.AR nos pareció una oportunidad fantástica”, cuenta entusiasmada Isabella Bava, propietaria de licores La Scala, una de las empresas que participarán de la primera exposición internacional B2B de alimentos, bebidas y tendencias que organizará Exponenciar del 8 al 10 de noviembre en Tecnópolis. Una cita a la que acudirán más de 350 compradores internacionales para mantener unas 9000 reuniones de negocios con firmas de Argentina y del resto de Latinoamérica
 
Todo comenzó en 2010 cuando Isabella, que por entonces se dedicaba a la actividad agropecuaria en la localidad bonaerense de Pedro Luro, estaba vacacionando en Las Grutas y en el camino se encontró con Stefano Righetti, un italiano que visitaba el país como mochilero y estaba haciendo dedo en la ruta.
 
“Las recetas de los licores, el vino y las futas al licor que elaboramos son de los abuelos de Stefano. Los hacían en Verona. En Pedro Luro nos dedicábamos al campo y él les convidaba un licorcito a los empleados. Empezamos visitando distintas ferias y llegamos a vender 130 botellas en un día”, cuenta Isabella que hoy envasa más de 3 mil botellas diarias en Dina Huapi, una pequeña localidad de 5 mil habitantes ubicada en el partido de Pilcaniyeu, a unos 15 kilómetros de Bariloche. 
 
Actualmente, La Scala Licores distribuye al por mayor y está instalada en casi 500 chocolaterías y vinotecas de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y en Capital Federal. Cuentan con 14 variedades de licores y planean incorporar otros.
 
“Algunos de nuestros licores son innovadores y creemos que a las empresas extranjeras les pueden interesar”, dice Isabella. Por ejemplo, se jactan de ser los únicos en el país que elaboran licor de jengibre y de nuez verde. “En un evento reciente lo servimos con un queso reggianito y ya es utilizado como entrada por varios chefs de Buenos Aires”, acota para agregar que también apuntan a promocionar el licor de calafate, “que es un fruto muy nuestro, porque solo nace de forma silvestre en Argentina y Chile. Se lo compramos a productores que lo recolectan en el sur”, detalla. 
 
La Scala también espera lucirse en Aliment.AR con sus frutas al licor. “Nosotros hicimos que se incorporen en el Código Alimentario Argentino.  Nos llevó casi un año y medio de trámites pero lo logramos. Estos alimentos son muy tradicionales en el norte de Italia, de donde es Stefano, pero acá no”, relata la empresaria.
Otra costumbre importada desde Italia es el vino de montaña, allá conocido como Vin Brulé, que preferentemente se toma caliente y recomiendan ponerlo a fuego en una olla hasta alcanzar los 70°. “Es un vino merlot, que lo compramos a granel en una bodega de Neuquén, y nosotros lo hacemos compuesto con canela, clavo de olor y cáscara de naranja. También le agregamos azúcar. Luego se macera y embotella. En Verona se consume durante el invierno. Acá estamos incorporándolo muy bien en la zona de montaña. Pero se vende bastante en todos lados porque es muy rico”, dice Isabella.
 
La Scala pudo este año importar desde Italia novedosos envases de vidrio con forma de caballo,  que en una edición limitada se sumaron a los que ya compraban en Mendoza y Chile, completando el coctel perfecto de valor agregado para empezar a exportar. “La presentación es muy importante para ingresar a nuevos mercados y en Argentina a veces es complicado conseguir algo original”. 
 
En el marco de Aliment.AR, Isabella también participará de la novena edición del LAC Flavors, la ronda internacional de negocios que se realizará el 7 y 8 de noviembre por primera vez en Argentina. “Nos gustaría llegar a mercados de Latinoamérica, Europa y Asia”, asevera. “Necesitamos que el mundo nos conozca y luego se enamore de nuestros productos”, dice emocionada mientras adelanta que está todo listo para el año que viene triplicar la producción y comenzar a incursionar en la destilería con la fabricación de un gin mezclado con hierbas patagónicas al que llamarán “Oro Verde”. “Va a ser un gin con un tinte muy argentino y también nos gustaría exportarlo”, afirma.